miércoles, 30 de septiembre de 2009

NI UN PESO DE RECORTE AL CAMPO: Pedro Domínguez Cárdenas




La Reforma Agraria no debe desaparecer sino transformarla en una Secretaría de Desarrollo Rural y Reforma Agraria con la finalidad de atender con eficiencia a los agricultores en su conjunto, a la agricultura campesina, además si algún sector está más propenso a que se den condiciones sociales de grandes inconformidades es el campo, por lo que si se empieza a generar condiciones de inestabilidad y de estallido social se puede llegar a una situación realmente irrevertible a nivel nacional, fustiga


Luis Uriel Acosta Magaña


“Es inconcebible que México sea el país de menor crecimiento y de mayor caída económica en toda América Latina, que su riqueza se encuentre en manos de 65 familias multimillonarias y que existan 65 millones de mexicanos en pobreza extrema.

Por eso venimos a exigir que se impulse un gran programa nacional emergente, una nueva política económica que permita re dinamizar al país, que sea capaz de impulsar la justicia, el bienestar de nuestro pueblo, fomentar el empleo y contrarrestar los estragos que provoca la sequia en el campo.

En lo relativo al empleo vemos que la población joven que se está incorporando al mercado laboral cada año es más bien escasa si tomamos en cuenta que tenemos más de cinco millones de habitantes desempleados y cada año son más de un millón de jóvenes que no han encontrado oportunidad de trabajo y de vivir en condiciones dignas y decorosas, con lo que los números de los pobres siguen creciendo. Es la tasa más alta en los últimos treinta añosa, aunado a lo anterior tenemos cerca de doce millones que viven como subempleados, estos son los resultados de una política económica que nos ha llevado a la catástrofe y a la bancarrota a la mayor parte del pueblo de México”.

Así se expresa Pedro Domínguez Cárdenas, presidente del Frente Independiente de Pueblos Indígenas A. C. (FIPIN), y representante en Tabasco de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), cuyo líder nacional es el diputado federal José Narro Céspedes, entrevistado durante la movilización nacional de la Coordinadora frente a la Secretaria de Hacienda en repudio al recorte al campo en medio de las consignas de “Zapata vive, la lucha sigue” al momento en que el nutrido contingente de productores y productoras del campo de todo el país, es rodeado por otro no menos nutrido contingente de antimotines y granaderos, hombres y mujeres también, de a caballo, en patrullas, en motos y de a pie con escudos, pero todos “acorazados” al estilo robocop.

Hoy que tenemos una crisis de demanda porque las bodegas están llenas y los bolsillos de la gente están vacios, en vez de enfrentarla con una política contra cíclica de acuerdo al compromiso de Felipe Calderón, se aplica una retrograda política de recortes presupuestales, de enormes subejercicios, una política en donde prácticamente han detenido la economía nacional en forma criminal y artera, continua.

De esa manera expone que se aprobó el presupuesto de más de cien mil millones de pesos para un gran programa nacional y su infraestructura, pero hasta este momento no se ha invertido un solo peso, pese a que tenemos dentro de las reservas internacionales más de 70 mil millones de dólares, y que en las últimas semanas estas reservas se han incrementado en cerca de ocho mil millones de dólares.

Esto independientemente de que por más de diez años de cada peso excedente del petróleo 25 centavos van a la deuda de Pemex, 25 centavos van a los estados y los municipios del país y cincuenta centavos se quedan para un fondo de estabilización del precio del petróleo que ya suma miles de millones de pesos. Sin embargo la producción ha sufrido una caída de cerca de ochocientos mil barriles diarios en la producción petrolera lo que significa un problema en ingresos anuales que podrían catalogarse en doscientos veinte mil millones de pesos.

Aparte de ello este año que Hacienda habla de 350 mil millones de pesos, ahí se contemplan los doscientos 20 mil millones de pesos por la caída en la producción petrolera nacional. Por eso expresamos nuestro profundo rechazo al recorte presupuestal. Exigimos al gobierno federal que impulse una política de reactivación económica del campo y de la economía del país en general. “Por eso, nuestra postura es que ni un peso aceptaremos que recorten al campo, a los recursos asignados para educación, para la salud. Así como a los programas sociales para beneficio de la población rural. De la misma manera nuestra negativa es rotunda para que el IVA se generalice en alimentos y medicinas, al incremento de los energéticos, al aumento en la tarifa de energía eléctrica y servicios públicos que lesionan a la ya endeble economía popular”.



Suceso (S).- De manera rápida, ¿cuál sería la primera inconformidad de ustedes?

Pedro Domínguez Cárdenas (PDC).- De manera rápida, que PROCAMPO está destinado a apoyar a la agricultura campesina por lo que es absurdo que por sobre todo se apoye a los sectores que están dedicados a la agricultura de exportación y a la agricultura que está ligada con la gran agroindustria. Hoy alguien que tiene mil hectáreas recibe PROCAMPO, una familia que tiene cinco mil hectáreas recibe PROCAMPO. Pedimos que se limite el número de hectáreas, que sean 30 hectáreas como máximo, para beneficiarse con PROCAMPO de tal manera que se beneficie a los sectores más pobres, a los de menos ingresos.

Otra inconformidad y para que nos demos una ligera idea de cómo están las cosas es que apenas estamos ejerciendo los recursos 2008, estamos casi a finales del 2009 y todavía no se han empezado a ejercer los recursos correspondientes a este año, entonces hay un gran atraso en el ejercicio presupuestal, gran parte de esos recursos van a la agricultura comercial y a la agricultura de exportación, nosotros estamos planteando que se requiere que se focalice el apoyo a la agricultura campesina que es a la que se dedica el 92 por ciento de los productores del campo.


También están en contra del incremento al diesel que es un energético que sigue incrementándose mes con mes, lo que afecta a la agricultura nacional porque realmente el subsidio que se daba al diesel es algo ya irrisorio, indica que por ello es necesario revisar a fondo todos estos programas para realmente construir una nueva política que permita reactivar el campo y sobre todo apoyar a estos sectores que se dedican a la agricultura campesina, que no tienen alternativa y esta es la población que está saliendo del país, que están siendo expulsados del campo a través prácticamente de un barrido sanitario y lo que necesitan es una política que los arraigue, que les de empleo pero con bienestar y vida decorosa.



S.- ¿Cuál sería tu opinión respecto al informe del Presidente?

PDC.- Se nos hace un informe bastante optimista desde su punto de vista mientras para la gente la realidad es bastante pesimista, mientras él dice, que el año pasado hubo record de lluvias, que fue un año bueno productivamente porque se contó con un buen temporal agenciándose de manera incoherente los beneficios climáticos como si fuese eficiencia y buenos resultados del gobierno federal, cuando, estamos diciendo que los recursos del año pasado apenas se están empezando a ejercer. Hay grandes subejercicios, hay mucha ineficiencia e incapacidad del gobierno federal en ejercer los recursos en forma que nos de resultados a los compañeros del campo nacional.

En el campo tenemos una profunda crisis económica que se está transformando en una profunda crisis social que nos habla de una descomposición, nos relaciona en torno a la delincuencia ó al crecimiento de la delincuencia organizada sobre todo los sectores rurales, sobre todo también como se han ido enrolando los jóvenes del campo a este tipo de bandas y grupos, entonces esta descomposición social también puede culminar al final en una gran crisis política en el país. Estamos hablando de un sesenta, un setenta por ciento de todos los mexicanos, que está controlado o ha penetrado el narco y la delincuencia organizada en esas regiones ante el abandono sobre todo del gobierno federal.

Calderón por dignidad debió de haber renunciado hace tiempo, nos parece que la pasada temporada de lluvias oculto su torpeza, pero ahora en el periodo de secas estamos viendo efectivamente los costos de una política centralista y hambreadora. Advertimos que las repercusiones de esta política van a ser muy graves en estos dos años y sobre todo para quien vive de su salario. Pensamos que va a haber un incremento sustantivo en lo que son los granos, en lo que es la tortilla, de lo que es la canasta básica, y nos parece que ha dependido de la política de este señor inepto la corrupción de los intereses de todo el país en lo que concierne a la cuestión alimentaria.


El representante indígena sostiene que en este contexto lo que los campesinos ya no quieren como respuesta es que les sigan mandando más soldados, ya no quieren respuestas militares. Lo que esperan es respuestas que generen condiciones de realización y producción, que le den oportunidad de alternativas de empleo y de trabajo digno porque la pobreza se ha profundizado a partir de la llegada del PAN al poder, acusa y en esta exigencia también se encuentran los presidentes municipales porque actualmente se centraliza el 80 por ciento de los recursos y se asigna al campo el 20 por ciento y del total de ese 20 por ciento se reparte solo un 10 por ciento entre los 3500 municipios del país. Todo lo que se refiere al programa concurrente tiene que ver con alrededor de ocho Secretarías, entonces están planteando un nuevo esquema para que de la masa de recursos que se constituye se mantengan centralizados el 30 por ciento de los recursos y que se den al campo el 70 porciento. Piden en este esquema que a los municipios se les dé el 30 por ciento de los recursos para que puedan salir de su pobreza extrema.

Asimismo están en desacuerdo con lo manifestado por algunos grandes “eruditos” de la administración pública que no saben de los problemas que aquejan al campo porque nunca salen de sus climatizadas oficinas y por ello plantean también que no debe desaparecer la Reforma Agraria sino transformarla en una Secretaría de Desarrollo Rural y Reforma Agraria con la finalidad de atender con eficiencia a los agricultores en su conjunto, a la agricultura campesina.



S.- ¿Consideras que puede darse un brote de inconformidad cíclica?

PDC.- Yo creo que si algún sector está más propenso a que se den condiciones sociales de grandes inconformidades es el campo. Creo que si se empieza a generar condiciones de inestabilidad y de estallido social se puede llegar a una situación realmente irrevertible a nivel nacional, por eso estas acciones de nosotros es un llamado de atención a las autoridades federales para que precisamente todos los recursos que estén guardados por el gobierno federal se apliquen a los sectores más empobrecidos del país. Porque fundamentalmente se pueden dar dos variables, una son las grandes variables macro económicas, que no crezca la inflación, que no se siga devaluando el peso, que los grandes indicadores no cambien en lo fundamental y que no cambie al tiempo tampoco el país para las inversiones extranjeras, estas son las medicinas que impulsan y ahí es donde entra la otra variable, que se les puede morir el enfermo, porque el pueblo esta pereciendo de hambre y sin alternativas de ingreso.



El representante campesino añade que es claro que hay que cambiar esa política económica y exactamente lo que ha planteado y va a plantear el gobierno federal es que cambió por indicaciones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, urgiendo la rápida aplicación de una política contra cíclica, una política donde se fortalezca el gasto público y que el gasto público sea un instrumento para impulsar la economía de nuestro país, el desarrollo de la economía a nivel nacional. En estos casos es necesario hasta recurrir al déficit, se justifica, el recurrir a un porcentaje de déficit moderado que permite tener ingresos a nivel nacional para impulsar con esos ingresos la economía a nivel nacional, impulsar que esos recursos se vayan a la inversión productiva no a más gasto corriente, a lo oneroso, al dispendio y a la militarización que se ha ido fortaleciendo a nivel nacional. “Porque el ejército tiene que tener únicamente un papel de Estado, tiene que guardar un papel de Estado. El ejército no está para cumplir labores policiacas a nivel nacional aunque las grandes incapacidades y la gran corrupción de la policía y de los responsables de atender ese tipo de problemas salten a la vista, ahí le compete a otras instancias pero definitivamente no al ejército”, advierte con firmeza y energía el dirigente agrarista Pedro Domínguez Cárdenas.

Publicar un comentario