martes, 24 de febrero de 2009


El marrullero, el que miente, el que transa, no es político, el político debe tener espíritu de servicio, preparado para gobernar, con claridad de los problemas sociales y que pueda ofrecer soluciones al respecto en equipo y en conjunto

Publicar un comentario