viernes, 17 de diciembre de 2010

HAY DESNUTRICIÓN EN EL CAMPO: Leci Tobilla, Organismo Ciudadano Nacional A.C.





Además en el setenta por ciento de los hogares la mujer sufre violencia verbal, psicológica, física, violación, humillación, marginación y violencia económica, en cada comunidad hay de tres a cinco incestos, no hay denuncias porque no hay autoridad que escuche, no llega Derechos Humanos ni el DIF, remarca

Luis Uriel Acosta Magaña

Exhorta a todos los habitantes del Estado para que sociedad y gobierno trabajen en conjunto a favor de la entidad, promueve que no se destruya lo que ya está realizado, en lo particular invita a los vecinos de la Villa Tapijulapa a que sean conscientes que si ya les dieron el nombre de “Pueblo Mágico” hay que cooperar con la limpieza y no seguir contaminando el medio ambiente porque los drenajes descargan directo al rio, expone de manera tajante.
La presidenta de Organismo Ciudadano Nacional A.C., de carácter sensible pero polémico, controversial y energico, indica que su esposo ha sido quien la ha impulsado a superarse, tanto a continuar sus estudios como para cumplir con las tareas de la asociación civil, señalando que de la misma manera procura un dialogo y una gran comunicación con sus hijos.
Leci Esther Tobilla Jiménez desarrolla un eficiente programa de platicas para jóvenes de dieciséis a veinticinco años principalmente en las escuelas, con la loable intención de fortalecer los valores familiares, contrarrestar el alcoholismo, la afición a las drogas y a saber utilizar las tecnologías como el internet para evitar la proliferación de la pornografía, males que destruyen los valores morales.
A ese respecto expresa que se da el caso muy frecuente que los hijos a partir de los dieciocho y a veces desde los quince y los catorce años ya quieren hacer su vida como se les antoje, pero quienes sufren las consecuencias al final son los padres que en vez de mantener a un hijo tienen que mantener a otra familia completa porque los muchachos traen hijos nada mas a sufrir carencias porque no tienen trabajo, no tienen estudios, no están preparados para ser padres, para ser madres, aunado a eso la economía familiar se restringe y es mas problema en la familia.
Pese a todo lo anterior Leci Tobilla Jiménez realiza un amplio trabajo social en la Villa Tapijulapa, hoy Pueblo Mágico en Tacotalpa, Tabasco, apoyando principalmente a las mujeres que tienen necesidad de trabajar ó que estudian, esto, mediante una estancia infantil del programa de SEDESOL, donde atiende a catorce niños de diferentes edades, con un horario de siete de la mañana a tres de la tarde con una simbólica cuota de recuperación de cien pesos al mes, proporcionándoles desayuno, una colación y la comida, ya que se les atiende de manera adecuada recibiendo el apoyo de una nutrióloga.
Indica que como prueba de que hay mucha desnutrición en las comunidades, en la estancia infantil atiende a tres niños que estaban totalmente desnutridos, entre ellos una niña discapacitada que a sus tres años seis meses no caminaba ni hablaba, ahora aunque apoyándose, ya camina y empieza a hablar aunque debido a su discapacidad estará en la estancia hasta que cumpla seis años de edad. Para lograr la rehabilitación de esta nenita, a través de SEDESOL logro implementar un programa especial de nutrición mediante el cual cada dos meses le proporcionan diez kilos de leche con nutrientes, así como carne de soya, de pollo y de res, además de avena, trigo y otros cereales independientemente de suplementos vitamínicos encargándose el personal de la estancia de verificar que los padres den de manera correcta esta alimentación a la niña.
Aparte desarrolla el “Proyecto Vanguardia Femenina” que se ha llevado a efecto con mucho éxito con treinta mujeres por grupo en treinta y seis comunidades de Tacotalpa, , orientándoles contra la violencia intrafamiliar, dándoles a conocer cuáles son sus derechos como mujer, cuales son los tipos de violencia y también apoyan con medicamentos y diálisis , ya que es lo que más les solicitan, además de realizar la gestión de materiales para construcción a precios económicos.
Esta distinguida fémina luego de su horario normal de labores, por las tardes recorre las comunidades para seguir impulsando a las mamás a que lleven sus hijos a la estancia además de impartir el mencionado programa, pero incluso de ser necesario apoya a otras asociaciones civiles que le solicitan estas platicas para sus propios grupos hasta el lugar que sea necesario por lo que ya han brindado este servicio en cinco comunidades en Paraíso, tres en Nacajuca y dos en Jalapa.

Suceso (S).- ¿Qué tipo de violencia han encontrado con mayor frecuencia?,
Leci Esther Tobilla Jiménez (LETJ).- Se da mucho la violencia psicológica, porque los señores agreden verbalmente a las señoras. Pero también la agresión física, que si es reprobable aún lo es más la agresión sexual que se da en mayor medida en las comunidades porque los señores al estar alcoholizados quieren hacer uso de la señora en el lugar y el momento que a ellos se les antoja.
Entonces cuando la señora no cede a sus caprichos es golpeada y aun golpeada abusan de ella. Estos son los tipos de violencia que más se da en las comunidades y que cuando ya es demasiada lleva a la señora a prostituirse y caer en el alcoholismo. Aunado a ello también la violencia económica, porque aparte de que el “señor” llega alcoholizado, que la agrede psicológicamente, físicamente y también sexualmente ya que la viola, además no le da dinero para la alimentación de la familia pero si le exige comida y hasta para comprar alcohol.
Las mujeres soportan todo esto porque no tienen el valor de denunciar, no denuncian porque no hay autoridad que realmente las escuche ó que las apoye, porque a las comunidades normalmente no llegan a dar este tipo de platicas ni llega Derechos Humanos, no llega el DIF, los presidentes municipales no envían personal que den este tipo de platicas. Nosotros como sociedad civil si nos preocupa y por eso llegamos, con nuestros propios recursos y con el escaso personal que nos apoya con sus conocimientos en esta labor social, que son un abogado y una psicóloga. Y quienes nos dan la apertura en las comunidades son el delegado municipal ó el comisariado ejidal.
En las comunidades hay muchachas que tienen hijos de sus mismos papás, este incesto, esta violación las mamás no las denuncian aunque las muchachas quisieran hacerlo, porque la señora dice, “que voy a hacer con tu papá, si lo meten preso quien va a mantenernos”, tiene miedo de denunciar y salir a luchar hacia el mundo porque todo el tiempo están sujetas a lo que dice el marido, podríamos decir que ese tipo de gente no está preparada para defender un matrimonio, para defender a sus hijos.

Tobilla Jiménez afirma que se necesitan muchas platicas, mucha orientación, porque en las comunidades la dignidad de las mujeres esta por los suelos, no saben qué cosa es ser mujer, no saben que es dignidad, que cosa es respeto, respetarse a ellas mismas, el valor de las mujeres esta pisoteado totalmente.
Denuncia que han encontrado señoras ya de edad, casadas, que tuvieron sus hijos, que hasta tienen nietos, que lloran angustiosamente al dar a saber que la mamás estaban presentes cuando el papá las estaba violando y no hacían nada, mientras la víctimas gritaban y pedían auxilio, que ese lastre lo vienen arrastrando y se incrementa su sufrimiento porque no llegan vírgenes al matrimonio y el esposo les reclama constantemente, pero como no pueden decir que fue su propio padre, callan y llevan golpes, son señaladas de ser culpables y llevan ese estigma para toda la vida, declarando que hay de tres a cinco casos en todas las comunidades.
Indica que invitada por SEDESOL para dar estas platicas en un foro en Nacajuca a trescientas mujeres contaron con la presencia de Efrosina, nombrada la “Mujer Indígena Internacional”, la mujer que ganó la presidencia municipal de un pueblo de Oaxaca que los hombres no la dejaron asumir el cargo, pero que ha continuado luchando a favor de los derechos de equidad y género, recorriendo varios estados y países, ahí se preguntó que de las reunidas, hasta ese día cuantas habían sido violadas, humilladas y marginadas por sus esposos y casi el setenta por ciento alzaron la mano. Lo increíble es que mujeres casadas con profesionales, que detentan un poder, que son licenciados, que trabajan en la policía, son funcionarios en gobiernos, ó que tienen un nivel de vida elevado, sean humilladas, sean violadas, sean pisoteadas y no tengan ningún valor en el hogar.

S.- ¿Cómo asociación civil que expondría?
(LETJ).- Pedirle a la gente, a Derechos Humanos, al mismo gobierno que nos apoye, con material, con vehículos para llegar a las comunidades, porque nos solicitan este programa en diferentes comunidades de varios municipios. Nosotros como sociedad civil lo tenemos y estamos muy preocupados por las compañeras mujeres, y en esto no excluimos a los hombres que son parte esencial en la solución, porque si el esposo reconoce el valor de su pareja como persona, la hace ó le permite destacar y estar a la misma altura, un hombre que te impulsa, un hombre que te apoya, es un verdadero hombre en toda la extensión de la palabra, honesto, responsable con sus hijos, entonces la mujer puede desempeñar cualquier trabajo en cualquier ámbito.
Pero este reconocimiento conlleva corresponsabilidad y respeto por lo que estás haciendo porque si no lo tienes no se hace nada, para empezar tenemos que creer en nosotras mismas como lo que somos, mujeres, nos tenemos que valorar para así poder ayudar a los demás. Tenemos que poner los pies sobre la tierra, aceptar nuestra realidad como seres humanos y lo que se va a proyectar hacia la sociedad.

S.- ¿A que podría atribuirse esta situación rural?
LETJ.- Aunque no es privativo de la zona rural ya que la violencia intrafamiliar se da también en las ciudades y en todos los estratos sociales, existen muchos detonantes. Podríamos deducir que se debe mayormente a la precaria economía en la zona rural, ahí realmente la gente pide auxilio, no hay empleo, dándose el caso que hay gentes que tienen su rancho sí, pero no tienen para pagar jornaleros. La magnitud del desempleo repercute en la desintegración de las familias.
Ya no existe como antes que estaban los animales de corral y ahí mismo, el limón, la papaya, el mango, etc., que representaba la subsistencia familiar. Porque aunque había crecientes eran previsibles, no como ahora que llueve de manera imprevisible, todo se inunda y se pierden las cosechas, con motivo del cambio climático tan radical, la contaminación ambiental, los animales se mueren así que ya no quieren sembrar ni criar animales, porque todo se pierde.

En este sentido acota que sin embargo está muy enraizado el paternalismo, están esperando que “papá gobierno” les de todo, la gente adulta es la que mas trabaja en el campo, pero los menores de cincuenta años ya están esperanzados a que el gobierno les lleve el machete y la lima para afilarlo, que les dé el apoyo económico, a las señoras que se les dé el programa Oportunidades, a los niños en edad escolar que les den becas para todo, ya hasta obligan a los niños a ir a la escuela no tanto porque aprendan sino para que les den el apoyo económico de las becas para que los papás se embriaguen y a los niños no les compran sus útiles, su ropa, sus zapatos. En las comunidades hay muchos niños que andan descalzos y van a la escuela sin comer porque las autoridades no hacen un seguimiento de que las becas se apliquen en los niños, que les den el uso adecuado a esos recursos. Porque aunque el dinero se les dé a las mamás, en las comunidades se hace lo que el hombre dice, por eso el aprendizaje es demasiado lento, porque el niño no está preparado para recibir y hacer uso de los conocimientos didácticos, sustenta con verdadero valor civil la aguerrida gestora social Leci Esther Tobilla Jímenez presidenta de “Organismo Ciudadano Nacional A.C.”, organización identificada plenamente con el campo, la promoción de los Derechos Humanos y la Equidad de Género.

Publicado en la edición 422 de la revista Suceso de fecha 06 de Octubre de 2010
Publicar un comentario