martes, 25 de junio de 2013

Nueva forma de secuestro en Colima

Praxis.- Nueva forma de secuestro ocurrida en Colima a una madre de familia quien lo expone en su página social.  



CUIDADO CON SUS HIJOS, no quiero sonar alarmista, ni causar miedo, solo deseo que no pase nada con sus familias, con sus hijos, que los cuiden “de más” aunque se enojen. Dios quiera que nunca tengamos que pasar por una tragedia para comprenderlo. Les platico el porqué de este mensaje:

Sábado 15 de Junio del 2013, 2pm, salgo de casa para llevar a mis dos hijos mayores a una “albercada” en el Deportivo QR, decido hacerlo caminando ya que vivimos muy cerca y el tráfico en el área es espantoso por las obras del puente, al salir de casa, por la acera del frente camina un adolescente (calculo entre 15 o 16 años), me habla y pide 10 pesos, le digo que no tengo y seguimos caminando.

Cruzamos el primer carril del 3er anillo y nos detenemos en el camellón esperando el paso de los vehículos, mi hijo Antonio recuerda que se le ha olvidado el regalo, por lo que lo mando de regreso a casa (dos cuadras) y se va corriendo, mientras me quedo con mi otro hijo a la espera. Algo en mi interior me deja intranquila y me asomo a la calle Ayuntamiento para cuidar su regreso y observo a mi hijo que ya viene, pero… yo no sé si les ha pasado, pero sentí que “algo no estaba bien”, y comienzo a correr hacia donde venía mi niño indicándole al mayor que se quede alerta donde está.

Veo que el adolescente que antes me había pedido dinero se le acerca y la actitud de mi niño no me gusta, lo veo intimidado, asustado y su actitud es… “rara”.

Al adolescente lo veo en postura dominante y acorralando a mi hijo, podría asegurar que lo está “guiando” con su cuerpo y brazos (sin tocarlo) a caminar a otro lugar, además de que está “hablándole” a mi hijo.

Mi reacción además de acercarme inmediatamente fue de llamar su atención, de hacerle saber que mi hijo no estaba solo, así que le chiflo fuerte. (Los que me conocen saben que es una costumbre que tengo con mis hijos desde pequeños para llamar su atención y se vuelvan a verme). Bendito Dios la alerta del “chiflido” funciona y mi hijo voltea hacia donde vengo y el adolescente también… inmediatamente el chavo se retira, llego a donde está mi hijo el cual sigue asustado, dice que le pidió 5 pesos y que le dijo que no tenía, pero al preguntarle qué más le estuvo diciendo dijo “No entendía lo que me decía, veía que estaba hablando pero no entendí nada”… o sea, el susto “lo bloqueó”. 

Mi hijo mayor observó todo detrás de nosotros y lo que me dice me mueve el piso literalmente: “Mami, el muchacho se subió a una camioneta negra, con placas de Jalisco y se fueron”.

Podrán imaginar todo lo que ha pasado por mi mente desde entonces… no quiero ni imaginar si no hubiéramos estado al pendiente de su regreso. Usan adolescentes para no despertar sospechas, para ganar confianza de los niños. ¡CUIDADO!

Esto sucedió el sábado pasado, lo estamos asimilando aún, pero no hemos dejado de extremar cuidados con nuestros hijos. Es una lástima que ahora no puedan ser libres, jugar como lo hicimos nosotros en nuestra niñez. No importa que nuestros hijos se quejen de que los cuidamos demasiado, aunque suene a rollo, los tiempos ya no son como antes. Hay que contarles a los niños, a los amigos que tengan niños a todos! Más vale exagerar y prevenir.

Yo te aseguro, esto sucedió en mi familia, no quiero que pase en la tuya.

                         TE PIDO QUE COMPARTAS POR FAVOR.

Praxis.- Cabe señalar que esa camioneta negra fue vista por otros asistentes a la mencionada “albercada” en el deportivo QR, pero nadie se imagino cual era la intención de las personas que estaban dentro de ella. Asimismo en la página de la señora que con valentía informa o emite este aviso a todos quienes lo quieran tomar en cuenta para proteger a sus hijos, no faltó quien le criticará falta de datos, la acusara de alarmista o cosas así, tal como ella misma lo señala:

Lo que es no querer ver las cosas.
Que si a mi relato le falta "algo", que si faltan testigos, que está raro que no hice denuncia, que soy alarmista...
En fin, "siempre" habrá gente que no ve más allá de lo que quiere ver.
Le faltó a mi relato que si se robaran a mi hijo. (¡¡¡Bendito Dios!!!)
Testigos: Mis dos hijos y yo. De esos solo uno mayor de edad: Yo.
No hice denuncia: No tengo fotos del chavo, ni de la camioneta, mucho menos las placas.
(Teniendo pruebas, fotos, placas y testigos, en éste país, no se diga estado, las denuncias no prosperan. No someteré a mi hijo a un interrogatorio inutil)
Bien lo dije, lo hice por informar, no pretendo que tengan miedo. Mi única pretensión es que cuidemos aún más a nuestros niños (aunque ellos se enojen). Cada quien sabrá cual es su actitud ante sus hijos, nadie, mucho menos yo les voy a decir lo que hagan, es elección personal.
Pero que me digan que NO SUCEDE esto en Colima, México o cualquier parte del planeta... ¡por favor! basta de ceguera.


Praxis.- Por mi parte, le agradezco a esta dama que enalteciendo los valores cívicos haya hecho público lo ocurrido a su hijo para evitar que a otros niños sufran estas situaciones. 

La acción de esta madre de familia se llama Participación Ciudadana en los grandes temas que aquejan a nuestro País.   
Publicar un comentario