sábado, 24 de marzo de 2012

LA POLÍTICA ES BUENA, HAY QUE RESCATARLA: Daniel Balcázar

· Tenemos un tema muy importante que es buscarle a los jóvenes su espacio de desarrollo, de nada sirve que se envié a un niño a la escuela durante 17 años, con un sinfín de sacrificios y ya como profesional no encuentra trabajo, es una pena y una lástima tanto esfuerzo, además la única obra la hace el gobierno y se las da a los que están más cerca de ellos, yo no quiero deteriorar la actividad de la función pública, pero a veces se ve que solo algunos son los elegidos, fustiga

Luis Uriel Acosta Magaña

Genuino representante de la cultura del esfuerzo, proviene de una humilde familia del municipio de Cárdenas, Tabasco. Muy joven comenzó en el transporte como «chalán», limpiando el carro, barriéndolo, trapeándolo, luego «ascendió» a cobrador y por último a chofer, sin embargo, continuó superándose hasta llegar a ser socio de la empresa propietaria del autobús donde empezó a laborar.
Como experiencia le gusta platicar a los jóvenes que si se esfuerzan trabajando y estudiando al mismo tiempo pueden llegar a alcanzar sus objetivos cuando estos están correctamente definidos. De esta manera pudo desarrollarse y se destacó para ser tomado en cuenta para ocupar un cargo directivo en la empresa y luego en el 2004, ya en el ámbito de la «Federación de Transportistas del Estado de Tabasco A.C.», llegó a ser el Presidente, cargo que hasta la fecha ocupa.
El licenciado en Contaduría Pública por la UJAT se define como un ser humano y por lo tanto falible, con inquietudes, con vicisitudes, con ambiciones normales de trabajo, de progresar, sacar adelante a su familia, a sus hijos, y siempre recuerda la máxima de Confucio, «Cuando veas un hombre bueno trata de imitarlo, cuando veas un hombre malo, examínate a ti mismo», así que proclama un comportamiento de respeto mutuo y de consideración.
Nuestro destacado personaje manifiesta que su filosofía de vida ha sido respetar a los demás, no estar criticando que hace aquel o que hace éste, sino simplemente caminar hacia adelante y reconocer los errores, caminado los errores van pasando y los vamos dejando, y vamos rectificando. Como pasatiempo tiene asistir al cine cuando se puede, lo demás es trabajar, en un día normal se levanta entre las cinco y seis de la mañana y trabaja hasta las diez u once de la noche. Los fines de semana convive con su familia y le gusta leer el «Libro de Libros» porque ahí aprende más que en la escuela, también le gusta platicar con gente positiva, constructiva.

Daniel Balcázar Gamas se manifiesta sin obsesiones ni ambiciones enfermizas, hombre de valores, creyente, temeroso de Dios, de alguna virtud, hombre de verdad con una sola palabra, es un aspirante ciudadano que goza de gran prestigio entre la sociedad a quien ya en otras ocasiones le habían instado a que participara en política, pero hasta ahora se decidió ante la insistencia de sus compañeros transportistas y algunos otros grupos civiles de Cárdenas y Huimanguillo, para que busque la diputación federal por el Segundo Distrito que comprende precisamente los municipios de Huimanguillo y Cárdenas.
Este exitoso empresario de tan amplia experiencia y capacidad administrativa que del mismo modo le reconocen sus conciudadanos probada integridad y rectitud indica que lo importante es que quisiera que la clase política de verdad se tomara en serio la responsabilidad que le confiere el pueblo, que desarrollen sus actividades con honestidad, con lealtad, con entrega, destacando que conoce políticos que se entregan al servicio pero su equipo no le ayuda, pero con plena convicción señala «ya estando aquí lo vamos a hacer bien, para servir a mis compañeros, a los ciudadanos, al pueblo».
Del mismo modo puntea que la política es algo bueno, que produce beneficios, los servicios que se esperan por nuestro ciudadanos, es un servicio a la ciudadanía, pero se ha ido degenerando, y algunos pierden el rumbo, otros no tienen ni idea de lo que se trata, a veces no son ni los mejores hombres ni los más inteligentes, considera también que la crisis está haciendo reaccionar, retomar y tenemos que enderezar el camino y establecer parámetros para dignificar la política, y no deteriorar la palabra, porque ya se ve como algo sucio pero no debe ser así, porque hay mucha gente que realmente sirve, pero hay otros que solo se sirven, ahí es donde el ciudadano se dice engañado y que los políticos son mentirosos.
Esto es una gran responsabilidad, porque para él la política no es pensar que ya se sacó la lotería o que va a vivir mejor, que va a vivir a expensas del erario o de los impuestos del pueblo porque tiene la obligación de responder a la confianza que están depositándole, y asume ese compromiso, independientemente de que antes de aceptar lo platicó con su familia, sobre todo porque él se forjó en escuelas públicas y el dinero con que se pagaron esas escuelas fue de los impuestos del pueblo y así como tuvo el derecho a la educación tiene el deber de servir, y lo hará con gusto y de la mejor manera.
«Hay que rescatar la política con nuestras acciones porque fueron acciones las que la enlodaron, no me considero perfecto, pero provengo de una familia creyente, protestante, conocemos y somos temerosos de Dios, y bajo esos conceptos consideramos nuestros valores morales, la honradez, la honestidad, la lealtad, y saber decir si, si puedo, y no, si no puedo, porque no tengo porqué engañar a la gente. Me dicen, vas a llegar con tus valores morales a una Cámara que tiene quinientos diputados, yo solo digo, alguien tiene que empezar, a lo mejor ya alguien empezó, estoy seguro que no todos los diputados están inmersos en una situación de deslealtades, sino que seguramente hay gentes de muchos valores, y siento que uno más y otro más y podremos hacer un buen grupo para rescatar los valores de lo que es realmente la política, que es el servicio a la patria».
Desde su punto de vista como cristiano, expresa que el pueblo voltee los ojos hacia Dios, no importa que sean católicos o evangélicos porque el fin es el mismo, crear los valores, crear las condiciones del temor a Dios que es lo que nos hace ser mejores personas, aquí hay mucho trabajo por hacer. «El ser supremo, nos dejo reglas para ser felices, para disfrutar la vida, pero nosotros hemos buscado la infelicidad».
Suceso (S).- ¿Cuáles serían tus propuestas?
Daniel Balcázar Gamas (DBG).- En el caso del gremio transportista los compañeros esperan mucho, tener una voz de nosotros para tener una respuesta del gobierno en los tres niveles porque nosotros concedemos descuentos a estudiantes, policías, tercera edad, a mucha gente y de eso no recuperamos nada porque no hay un plan compensatorio. Entonces es necesario que el gobierno conozca nuestras necesidades, nuestras carencias y que vea que para nosotros es muy difícil apoyar a nuestros hermanos. Necesitamos apoyo para poder recuperar esos descuentos que proporcionamos, pero no queremos que nos regalen dinero sino que nos ayuden a bajar costos, que nos ayude a prestar un mejor servicio, en ese renglón tenemos muchas carencias.
El proyecto de la modernización del transporte es muy bueno, falta que los que lo vamos a desarrollar, no perdamos el rumbo, en ese sentido, vamos a luchar porque se aplique la verdadera modernización que conlleva no simplemente renovar las unidades, sino renovación hacia el interior de las empresas, reorganizarse, comprar en volumen, reunir todos esos recursos en una sola bolsa, obtener mejores créditos, compras masivas de llantas, tener nuestras propias estaciones de servicios, nuestros propios centros de abastecimientos de refacciones, pero todo con honestidad, porque a veces llegan representantes que empiezan a torcer el camino. En todo esto ya hay una buena base, ya tenemos algunos de los formatos de cómo se organizan, los vamos a permear a las empresas, aparte de eso hay que ayudarles, a veces te dan un instructivo que tu sigas y sí no hay quien te lo explique no lo puedes desarrollar.
Lo mismo ocurre en el sector agrícola, es urgente que se voltee a ver al campo, es inconcebible que en lugar que de la zona rural y de los poblados salgan productos de venta hacia la ciudad, de la ciudad llega todo tipo de productos traídos de otros Estados e incluso hasta de otros países, estamos al revés, nos hemos convertido de una sociedad productora en una sociedad consumidora. Tenemos que buscar que se desarrolle, que se detone el campo, pero que se haga un trabajo en serio, a fondo, y con bastante responsabilidad porque si te doy la semilla, con qué la siembras, si te doy para que siembres si no tienes la semilla pues ahí te va a quedar el trabajo.
Si te doy solo una parte de algo no sirve, tiene que ser un programa integrado, a fondo, bien supervisado, inclusive a veces yo he visto que si ayudan a producir pero no ayudan a buscar mercado. Un campesino siembra diez hectáreas de maíz, hace un esfuerzo, no lo puede sacar no porque no haya a quien vendérselo, porque le falta la cosechadora, le falta envasarlo, le falta embodegarlo. Entonces hay que buscar oportunidades, hay que ver otros países que de verdad brindan apoyo al campo.
El prestigiado miembro de la Comunidad Evangélica Tabasqueña acentúa que en el aspecto industrial o empresarial, los ingenieros civiles andan buscando trabajo de lo que sea porque no hay para construir, no hay obras, la única obra la hace el gobierno y se las da a los que están más cerca de ellos, sostiene que no quiere deteriorar la actividad de la función pública, pero a veces se ve que solo algunos son los elegidos. Vienen empresas, abren e invierten aquí, pero lo que ganan se lo llevan a otro Estado, y luego si necesitas trabajadores los traen de otros Estados porque a los tabasqueños solo les dan el trabajo de barrer y limpiar, y pregunta de manera firme y vigorosa ¿Dónde están los trabajos que de verdad son bien pagados?
Por ejemplo en Wal-Mart los obreros ganan 600 pesos a la semana, pero además del raquítico salario las jornadas de trabajo son extenuantes, esa pobre gente parecen esclavos porque además les dan vales de despensa que vienen incluidos en el sueldo y les tienen que adquirir sus productos a fuerzas aunque en otros lugares esté más barato o tengan necesidad de tener su dinero completo en efectivo, entonces se tiene que combatir esa situación, aunque sea muy difícil alguien tiene que comenzar.
En el caso de la federación de agrónomos, saben mucho y tienen experiencia para hacer proyectos pero no hay quien los ayude, de qué sirve que te pongan como eminencias si no hay recursos para estudiar, para caminar, porque para hacer un proyecto hay que caminar, hay que gastar, hay que investigar y a veces no hay ni para combustible y ahora menos con el alza mensual de la gasolina.
De pasada, Balcázar Gamas adelanta que el sector religioso está bastante olvidado, los pastores se mueven con muchas carencias tratando de llevar el evangelio a los hogares para que haya buenos principios y valores morales en las familias y trasmitirlos a toda la sociedad. Pero no solo eso expresa, sino que a la par relata que también la educación cívica está por los suelos, ahora ya no se respetan a los símbolos patrios y antes los respetábamos mucho, en los actos cívicos, solo saludan a la bandera los de adelante, de los de atrás ninguno lo hace. Así que es necesario devolverle a la sociedad los valores cívicos y los valores morales.
Asimismo señala que en esos renglones está recopilando muchas inquietudes de toda la sociedad, por ejemplo en lo industrial, para producir alimentos, hay gente que tienen buenas ideas pero si no tienen dinero de nada sirve que tengan ideas, considera la necesidad de que el gobierno apoye a los sectores a colocar su producto y relata que hace seis años en el poblado C-9 un campesino sembró 30 hectáreas de sandia, era una montaña de fruta, pero no tuvo para sacarla de ahí, por lo que a pesar de que en esos años el kilo estaba a tres pesos, los coyotes se lo pagaban a cincuenta centavos, ese hombre mínimo perdió millón y medio de pesos, mucha sandia se echó a perder, además, para producir pidió dinero prestado, para pagarlo tuvo que vender una buena parte de sus tierras.
«Te digo me gustó mucho la plática con los ingenieros agrónomos porque ellos si tienen buenas visones, para eso estudian, pero nadie los contrata porque si tienen para sembrar no tienen para pagarle a quien te asesore, las medicinas están caras, los fertilizantes, en fin, todo lo demás. Si el gobierno invierte y yo mismo le ayudo a vender ahí mismo me cobro lo que le doy, yo siento que falta un poco de oficio, traer un proyecto a fondo, como dicen ellos, tráeme un proyecto ejecutivo, tiene inicio y tiene un final, tiene su margen de utilidad, tiene su margen de perdida, tiene que estar asegurada, correr todos los riesgos como si fuera una empresa, porque tenemos que asegurar la alimentación».
S.- ¿Aparte de lo que ya señalaste, tiene otras carencias la educación?
DBG.- Con respecto a eso tenemos un tema muy importante que es buscarle a los jóvenes su espacio de desarrollo, de nada sirve que se envié a un niño a la escuela durante 17 años, con un sinfín de sacrificios y ya que se recibe como profesional no encuentra trabajo y es una pena y es una lástima tanto esfuerzo, porque todos queremos lo mejor para nuestra familia. A nuestra empresa transportista llegan muchos jóvenes a buscar trabajo pero ya estamos saturados, así que esos jóvenes se desesperan y caen en la delincuencia.
Como transportistas sufrimos el que mucha gente viene de fuera a ofrecer el servicio que nos corresponde a nosotros en la entidad, por eso buscamos tener una voz que sea escuchada y hacer nuestras gestiones dentro del orden, por la vía del diálogo y del acuerdo y que se beneficie la población que vamos a representar, que no siga ocurriendo como hasta ahora que nos dicen aquí está el programa, ya fue aceptado pero no hay recursos para asignarles, entonces eso es una burla, ahí está el proyecto pero nadie lo puede bajar, entonces hay que buscar como dicen ellos, que aterricen los proyectos, porque nosotros hemos metido proyectos toda la vida y no aterriza ni uno, lo hemos metido como transportistas, como ganaderos, como agricultores, como todo lo que se nos ocurre y no aterrizan.
Ahí se ven filas extensas, en micro créditos, micro empresas, pides diez mil pesos, pero en el trámite te gastas tres a cuatro mil pesos, te vienen quedando seis mil pesos y quedas endeudado por diez, y en algunos casos más intereses, cuando te llega el dinero ya estás desgastado, y lo que haces es crédito para pagar pura deuda, así que ya no hiciste nada. Así que tenemos que hacer que si va a llegar que llegue pronto y sin tanto costo.
Daniel Balcázar Gamas aspirante ciudadano a la diputación federal por el Segundo Distrito asienta que el trabajo de un diputado es gestionar, legislar, apoyar al gobierno que busque los recursos para el pueblo. Porque con tanta riqueza que tenemos es necesario que se nos devuelva lo que nos corresponde, porque es increíble que siendo de los Estados que aporta tanto a la nación tenemos toda la carga de producción de luz, a nosotros nos quedan los problemas y nos cobran la luz más cara, y en otros Estados y el DF casi se las regalan, en el caso del petróleo resulta que pagamos el gas carísimo, deberíamos tener una preferencia por ser «productores», y como ejemplo indica: «Tengo un pequeño «cañalito», un cañal pequeño, no es gran cosa, bueno, cuando empieza la zafra, a los productores nos regalan dos o tres «bultos» de azúcar, a precio de costo. Yo digo que nos vendan la luz a precio de costo, el gas a precio de costo porque ya hasta en las ciudades queman leña porque es más barato».
Es indudable que Daniel Balcázar Gamas, tiene todo para ser desempeñar un buen trabajo como el legislador federal que los votantes del Segundo Distrito necesitan y requiere Tabasco.
Publicado en la edición 451 de la revista política Suceso de fecha 26 de Enero de 2012
Publicar un comentario