miércoles, 26 de marzo de 2014

LA CECAMET CÓMPLICE DE LOS MÉDICOS ASESINOS DEL HOSPITAL DE LA MUJER



   





























 Ni el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, ni su esposa Martha Lilia, presidenta del DIF estatal, hacen nada para investigar las muertes que ocurren en el Hospital de la Mujer, incluso en el Hospital del Niño y en todos los hospitales del Estado, pese a las peticiones directas de ayuda que diariamente reciben, la fotografía del cuerpo de la bebe muestra que presenta huellas de haberse usado fórceps, con quemaduras en el rostro y parte del cuerpo, ya que estas bestias lubrican esos aparatos con solución jabonosa o con agua salada antes de introducirlos


Luis Uriel Acosta Magaña
            Con motivo de que Rozetma Yedith, se encontraba en esos momentos como paciente del Hospital de la Mujer desde el día 9 de octubre a las 4:50 de la mañana, su mamá la enfermera naval Faride María Zapata Madahuar, se apersonó en las oficinas de la Comisión Estatal de Conciliación y Arbitraje (CECAMET) a las once de la mañana, pero, estaba cerrado. El día 14 de octubre, volvió y estaba cerrado también. Regresó el día 21 de octubre a las diez de la mañana y se retiró hasta las cuatro de la tarde, platicó con diferentes personas de los alrededores del lugar y así fue como se enteró que nunca hay gente ahí, que siempre se mantiene cerrado.
            Fue ya el día 28 de octubre que envío el expediente a la Comisión Nacional de Conciliación y Arbitraje Médico, en donde fue entregado de manera personal. De esta forma fue que hasta el día ocho de enero le hablaron vía telefónica de CECAMET diciéndole que habían recibido la orden de México de atenderle, ese mismo día se presentó a las once de la mañana, agendando una audiencia para el día 13  de enero, donde hace la relatoría de los hechos acontecidos.
            Cabe aclarar que muchas cosas que se mencionaron durante esta comparecencia no fueron plasmadas en el acta que se firmó durante la primera comparecencia que fue el 22 de febrero a las diez de la mañana, así también se citaron a otra que se verificaría el 28 de ese mismo mes, pero, como nadie de los inculpados se presentó, más que los afectados, pues se dijo que no había a quien acusar.
            En reunión llevada a efecto en la Av. H. Colegio Militar 169, Col. Atasta de Serra, en Villahermosa, Tabasco, siendo las diez horas con veinte minutos, del día miércoles veintidós de enero del año dos mil catorce,  ante Héctor Hidalgo Alférez y Claudia Yolanda López Sosa, integrantes de esa institución que no sirve para nada, se presentaron en audiencia, la quejosa Faride María Zapata Madahuar, y la usuaria Rozetma Yedith Ruiz Zapata.
            Así como los prestadores del servicio médico doctor Jorge Alberto Martínez Broca, licenciada en
psicología Manuela León de los Santos, y representante institucional doctora María Teresa Hernández Marín, sin la comparecencia del prestador del servicio médico doctor Ernesto Alonso González Coronado a pesar de estar debidamente notificado para su asistencia en la presente diligencia, cabe resaltar, tampoco se presentaron Hebert Manuel Sánchez López y Raúl León Mendoza de quienes no se sabe si fueron notificados o no para su comparecencia.

                                                               SE INICIA OTRO CALVARIO
            Se dio lectura al contenido de la queja de fecha doce de diciembre del año 2013 (Hechos publicados en la edición No. 500 de la Revista Suceso Político, así como en www.suceso.net y en www.urielacosta.blogspot.mx).
            Luego el doctor Jorge Alberto Martínez Broca manifiesta que es médico general con cedula 3518280 para ejercer la profesión de médico cirujano, laboró en el Hospital de Alta especialidad de la Mujer en el turno de martes, jueves y domingos: «Mi función es atender a las pacientes que soliciten el servicio médico, en relación a la atención de la paciente me encontraba laborando el día 9 de octubre, cuando la recepcionista del servicio de urgencias me dice que había llegado una paciente en un taxi y que había tenido a su bebe, estaba atendiendo a una paciente y la deje de ver para atender a la paciente que había llegado en el taxi, y al llegar veo que había liquido abundante en el taxi por lo que solicito al técnico en urgencias que me proporcionara una camilla para la paciente, inmediatamente llevan la camilla, subimos a la paciente y procedemos a pasarla a la sala de observación donde se le realizó el tacto vaginal apreciándose que la paciente estaba con dilatación completa en período expulsivo, y con abundante liquido de aspecto meconial, pasándola a la sala de labor para su atención».
            La señora Faride María (madre de la denunciante) manifiesta que como enfermera naval jamás se imaginó estar aquí acusándolo, «Pero es falso que cuando llegó usted al taxi había liquido abundante, usted sin ninguna precaución abrió las piernas de mi hija a pesar de que el taxi estaba rodeado de gente, le dijo a mi hija quien estaba acostada en el asiento trasero del taxi que todavía no era tiempo, que se pusiera de pie. Ella le contesta que no puede, así que de manera violenta la jala de las piernas y la pone de pie, y al momento de pararla empieza a expulsar liquido transparente por lo que le dije que era la fuente que ya estaba rota, pero, no me hizo caso, así que metí un pañal a mi hija y era un liquido totalmente transparente, es falso, que era un liquido meconial ya que no era de ese aspecto (excremento de los niños dentro de la fuente, esto se da cuando hay sufrimiento fetal, o cuando el niño está muerto dentro de la madre, de aspecto verde negruzco, y de consistencia pastosa, nunca liquida).
            Ya estando detrás de ella una silla de ruedas, la aventó sentándola, así la ingresó al área de urgencias donde otro médico dijo: ¿Por qué la sentaron si ya la criatura está naciendo?, además no me dejaron ver a mi nieta, soy enfermera naval y tengo 44 años en la atención del parto, y jamás he solicitado el servicio de alta especialidad de la ciencia en mi familia, atendiendo a mi hija anteriormente sin complicaciones, si la llevé al hospital es porque le realizarían la salpingoplasia. 
             «Aquí se nota la falta de profesionalismo de los médicos que laboran en este hospital supuestamente de alta especialidad ya que el médico Martínez Broca dice haber dejado de atender a una paciente para correr a atender a otra, cuando si de urgencias hablamos, todo el paciente que llega es de prioridad, por lo tanto no debió dejar de atender a su paciente, otro médico se debió de haber encargado de mi hija, esto es una mala praxis», nos explica la enfermera naval.

Otro elefante blanco en Tabasco
            El doctor Jorge Alberto Martínez Broca manifiesta que si «en qué momento le coloca el pañal la señora si de primera instancia refiere que yo la empujo a la silla, y como en ese momento le puede colocar a su vez el pañal y como puede observar el aspecto del líquido amniótico».
            La señora Faride María responde: «En el momento que yo me encontraba detrás del médico, porque yo si venía con la camilla, pero, pusieron a mi hija en la silla de ruedas, como ella ya venía con trabajo de parto a término no traía ropa interior, el pañalito lo llevaba para muestra a mi yerno de cual compraría al bebe, y al momento de parar a mi hija, salió el liquido y metí el pañal, lo mojó con liquido transparente y le dije al doctor que era la fuente pero no me hizo caso, tengo el pañal en mi poder, por eso se que es un liquido transparente, con el cual se puede hacer un estudio a fondo para comprobar que mi nieta nació viva. 
            Por si no lo saben los médicos de dicho cuestionado hospital, todo ginecoobstetra debe tener olfato sensible para determinar cuando el producto está vivo y cuando el producto ya está muerto, porque efectivamente en el líquido amniótico se siente cuando el producto está vivo o está muerto. Como mayor abundancia del tema la experta indica que aunque es la misma sangre y la misma persona, la sangre menstruada tiene característica y olor diferente a  la de la sangre que hay en el trabajo de parto.
            Esto lo señalamos para resaltar la ineptitud imperante en este nosocomio de la cual es una prueba el supuesto médico cirujano Jorge Alberto Martínez Broca, que dijo que aún faltaba tiempo para el parto y lo que realmente ocurrió, que la criatura estaba naciendo. Esto es una total ausencia de profesionalismo y mala praxis.

                         PSICÓLOGA SINVERGÜENZA SE PRESENTA COMO TESTIGO FALSO
            La prestadora de servicio médico, Lic. en Psicología, Manuela León de los Santos, manifiesta: Soy psicólogo clínico en turno matutino de lunes a viernes en horario de 8:00 a 14:00 horas en el Hospital de Alta Especialidad de la Mujer con cédula profesional  6073704, una de mis funciones como psicóloga es atender a las usuarias tanto en consulta externa como en hospitalización, es por ello que el día 11 de octubre siendo las 09:00 A.M., se pasa visita médica y se detecta el caso de la señora Rozetma Yedith Ruiz Zapata.
            Terminada la visita médica regresó al cubículo donde se encontraba que es el aislado uno del alojamiento conjunto, inicio la entrevista clínica y abordaje psicoterapéutico por el diagnóstico médico que presenta la paciente, es por ello que doy inicio al proceso de duelo de acuerdo a la clasificación de trastornos mentales y emocionales a los que hace referencia el CIE-10 donde se inicia terapia breve para el manejo de duelo, y procedo a dar diagnóstico de acuerdo a la mencionada clasificación CETAS 63.4, donde se habla de la desaparición o muerte de un miembro de la familia, así mismo se le informa a la paciente sobre los servicios que presta consulta externa para recibir terapia pero, se niega a recibirla por la desesperación y angustia que presenta y de esta manera cumplo con el manual de procedimientos del tratamiento de psicología del Hospital de Alta Especialidad de la Mujer.
            Rozetma Yedith Ruiz Zapata, manifiesta: Aquí a la señorita nunca la vi, llegó otra psicóloga, alta, delgada, yo nunca vi a la psicóloga aquí presente, me tenían incomunicada, aplicándome insulina, solo llegaba otra señorita a dar pláticas sobre el cuidado de la diabetes, me aislaron en ese cuarto, le dije al doctor que quería salir, que quería ver a mi hija, y me dijo que nació muerta, yo vi que mi hija nació viva, la escuche llorar.
            Le pedí a la enfermera y al doctor que le dieran oxígeno pero no me hicieron caso, la dejaron en una camillita con los pies colgando, agonizando, le pedí a la enfermera que me dejara verla y me contestó que no tenía caso, que estaba muerta y que me esperara. Ya en hospitalización le dije al doctor que me mostraran el cuerpo de la niña y me dijo que ya la habían entregado a mis familiares, cosa que no era cierta. Mi bebe estaba de aspecto normal, no deshaciéndose como lo refieren los médicos, no me enseñaron su carita, al ingresarme a la sala de urgencias me tenían totalmente desnuda ya que no había sabanas.
            La Psicóloga Manuela León de los Santos miente descaradamente, dejando ver su total ausencia de ética profesional, ya que ella jamás brindó atención a la paciente. Este punto demuestra que de igual manera la hoy directora del Hospital de la Mujer es una cínica desvergonzada mentirosa, ya que avaló la presencia de la psicóloga en esta audiencia cuando dicha persona no estuvo presente en los hechos que aquí se pretenden esclarecer, todo esto sin que los integrantes de la CECAMET objetaran dicha participación.
            Aquí cabe señalar también otra mala praxis, ya que la paciente nunca recibió atención psicológica sobre la pérdida de su hija, pero, suponiendo sin conceder, que se le otorgó atención psicológica el día once, tuvieron que pasar dos días para que se enteraran que había una paciente que necesitaba atención psicológica, mayor negligencia no puede existir, sin  embargo, la realidad es que todos mienten de manera reiterada, tratando de ocultar entre todos el asesinato que ahí se cometió. 

                                             MARÍA TERESA  PROTEGE A LOS ASESINOS
            Con las manos manchadas de sangre inocente la doctora María Teresa Hernández Marín, manifiesta que es titular de la unidad médica y en representación de la institución hizo entrega del documento donde solicitó el doctor Ernesto Alonso González Coronado, permiso sin goce de sueldo a la dirección del hospital en el periodo del 15 de enero al 2 de febrero del presente año, mismo que fue autorizado por la doctora Yaneth Pérez Alonso Méndez, directora del hospital, por lo cual el doctor Ernesto Alonso González Coronado no asiste a esta audiencia donde fue citado, siendo que dicho médico es el responsable de área de Labor donde fue atendida la paciente.
            Lo único que puedo comentar es que según las notas de la atención del parto, llegó la paciente en período expulsivo, completamente dilatada, cuando la reciben en sala de labor, al pasarla a la camilla trataron de escuchar el latido del bebe, lo cual refiere la nota firmada por el doctor González Coronado y el médico residente, donde dice que llega con dilatación y borramiento completo y que no se encuentra ritmo cardiaco del bebe.
            Rozetma Yedith Ruiz Zapata manifiesta: me pasaron a sala de labor, me metieron algo que me quemaba, al pujar salió mí bebe y lloró. 
            Es inadmisible lo que dice María Teresa Hernández Marín con el supuesto que redactó el doctor, ya que al momento de que la fuente se rompe la criatura está naciendo, por lo tanto en ese momento la prioridad es el bebe que está naciendo, no ponerse a tomar el foco fetal si ya la cabeza de la criatura estaba saliendo, ya que en ese mismo  momento hay movimiento en las facciones de la carita, factor importante es que abren la boca rápidamente y sueltan el llanto, aun cuando el cuerpo esté dentro de la madre, por eso es importante limpiar la cara y extraer las flemas, esto es en cuestión de segundos para que la criatura al momento de respirar ya no tenga obstrucción en vías respiratorias, debiéndose subrayar que incluso la criatura antes de respirar, grita.
    Los verdaderos profesionales de la medicina saben que un niño, cuando esta muerto nace de color azul gris, y se denomina cianosis distal.
            La doctora María Teresa Hernández Marín manifiesta: En la nota que los médicos hicieron al momento de atender el parto, refieren que el producto al nacer estaba macerado, sin ritmo cardiaco. Yo personalmente fui al área de Seye, en el hospital, tenemos diferentes fórceps, de diferentes marcas, estos necesitan que sean estériles, tenemos las bolsas donde se meten para ser esterilizados, no hay evidencias que se haya utilizado fórceps en la atención del parto a la paciente, ya que en las fechas de las bolsas no coincide con la atención del parto de la paciente. Lo que si se utilizó fue la técnica de McRoberts ya que era un producto macrosoma. Si se utiliza un fórceps se presenta en el producto un hundimiento en el rostro la cual no presentaba tú bebe.
            Tú mencionas que no eres diabética, hay un riesgo de un 12 a un 25 por ciento de que una mujer que padece diabetes gestacional pueda desarrollarla, acudió la paciente donde su embarazo era muy temprano tenía 21.5 semanas, donde se le realizó un estudio en el centro de salud Maximiliano Dorantes con un resultado de 281 de glucosa, y el médico tratante del módulo mater doctor Soberano califica su embarazo de alto riesgo y diabetes gestacional, y con indicaciones de control prenatal, nutrición y psicología, y cita a clínica de diabetes y ya no volvió a regresar. Y no supimos de la paciente hasta el día que llegó a termino para tener a su bebe.
            Por principio de cuentas macrosoma significa niño grande, pero, la paciente tuvo dos partos anteriores con productos igualmente macrosomas atendidos por su mamá sin complicaciones, una de ellas con doble lazo en el cuello (circular de cordón), la otra nació de nalgas (posición podálica), así también la fotografía del cuerpo de la bebe nos indica que no presenta maceración, pero, en cambio si presenta huellas de haberse usado fórceps, que le causaron quemaduras en el rostro y parte del cuerpo, ya que estas bestias lubrican esos aparatos con solución jabonosa o con agua salada antes de introducirlos. Pero resaltando que le causaron quemaduras más no la muerte.
            Así como hemos visto que han mentido, borrado huellas, e incluso falsificando documentos para comprobar que la paciente no asistió a sus citas médicas, pues se ve claramente que también manosearon las fechas de caducidad de la esterilización de los fórceps. Asimismo mienten al indicar que Rozetma Yedith no asistió a sus consultas prenatales, ya que obra en poder de los afectados documentos que demuestran que asistieron a nueve consultas prenatales, debiéndose resaltar que la Secretaría de Salud exige un mínimo de cinco consultas prenatales. Además, cuando hay un embarazo de alto riesgo pide un mínimo de siete consultas prenatales y aquí hubo nueve.
            La quejosa Faride María Zapata Madahuar señala: Yo como partera tomó el foco fetal y eran las 4:35 A.M., y el bebe tenía ritmo cardiaco de 155 latidos por minuto. Mi hija presentaba 8 centímetros de dilatación, así que es imposible que el producto al nacer estuviera macerado.
            Rozetma Yedith Ruiz Zapata, manifiesta: Al momento de aliviarme estaba mi criatura viva, cuando la pesaron estaba llorando, y empezó a disminuir el llanto de mi bebe y preguntaba a las enfermeras que pasaba y me obstruyeron la visibilidad, hasta que una me dijo que mi bebe estaba muerta, nunca le sacaron
las flemas ni hicieron el intento de reanimarla, salieron de la sala y me dejaron sola, momentos después llegó el pediatra, le pedí que le diera oxígeno y no me hizo caso, yo estaba totalmente consciente de lo que pasaba.
            Hasta el momento Ernesto Alonso González Coronado, así como Hebert Manuel Sánchez López y Raúl León Mendoza no aparecen para que den su explicación médica y se desahoguen las dudas que aún persisten referentes a la atención médica que otorgaron. A final de cuentas nada se resolvió, pues la CECAMET no tiene facultad para ejecutar, sino que solo está para conciliar y como no se presentaron los médicos no hay «delito que perseguir» ni nadie a quien amonestar.

            Pero, ah sí, que se le va a llamar la atención al Hospital de la Mujer como institución de salud «muy fieramente»: «tenga usted la seguridad de que se les va a llamar la atención de tal manera que jamás volverán a hacer algo parecido», fue la promesa hecha por Héctor Hidalgo Alférez, a una madre que inconsolable busca justicia por el asesinato de su bebecita, y que además va a persistir tocando puertas para que ya no sucedan estas cosas en los hospitales, sobre todo en el Hospital de la mujer, de Villahermosa, Tabasco.


Noticias relacionadas

CARNICEROS EN EL HOSPITAL DE LA MUJER

HOSPITAL DE LA MUJER, HOSPITAL DE LA MUERTE

MARTHA LILIA INSENSIBLE ANTE EL DOLOR DE TABASCO






Publicar un comentario