jueves, 12 de febrero de 2015

RESCATANDO LOS VALORES SOCIALES


Luis Uriel Acosta Magaña


 Las madres solteras o divorciadas no solo viven violencia económica, física o psicológica, también somos objeto de discriminación, abuso laboral y sexual, además de humillaciones y carencias legales, pero no aceptamos ser etiquetadas, porque también somos parte de la sociedad, y vamos por el rescate de los valores.
Esto lo expresa Georgina Galeana Franco, presidenta de «Mujeres Solas del Estado de Tabasco» A.C., reconocida gestora social que indica que el primer paso es hacer visible la violencia, sensibilizando a la comunidad sobre los mitos y estereotipos de género, como generadores de la violencia familiar, subrayando que la violencia contra la mujer es una clara manifestación de abuso sustentado en el poder y el control que se manifiesta en diferentes ámbitos.
La violencia intrafamiliar es la más difícil de erradicar porque se asume que nadie debe intervenir en la privacidad del hogar. Aunque esto no es nuevo, es apenas en este siglo que las acciones emprendidas para prevenir y atender la violencia en el hogar adquiere su verdadera dimensión debido a las cumbres mundiales donde se trata este tema.
Contando con la presencia de Ana de la Cruz, esforzada y decidida mujer de retos y activista social que participa en la organización, la líder de las féminas tabasqueñas indica la gran satisfacción que le ha dejado emprender estas acciones es que ha conocido muchas comunidades en donde ha aprendido lo que es la humildad y la nobleza: «algo que he valorado en mi vida, y por lo que ahora me siento orgullosa, sobre todo por apoyar a tantas mujeres, que piden en silencio que alguien les tienda una mano cuando más lo necesitan. Eso me da mucha satisfacción».
La asimismo encargada del «Proyecto Nacional Por y Para México», sostiene que a través de la enseñanza de los niños en edad preescolar se puede rescatar a la sociedad, dado que la situación actual del país es violenta y se han perdido los valores esenciales dentro de la familia y el entorno social, por eso pondrán su granito de arena en esta tarea que es de suma importancia, porque vamos a ir por el sendero de la paz social cuando todos entendamos que los valores son base fundamental en la familia.
«Las madres solteras no son un problema educativo o moral de la sociedad, pues nadie escoge ser o no serlo, independientemente de que un divorcio puede ser sano cuando una pareja ya no funciona y pocos son los que entienden eso, pero, como sociedad estamos en la necesidad de acabar con esto que genera gran parte de la violencia contra las mujeres, ya que el papel de nosotras en diversos sectores de la sociedad no debe ser menospreciado» concluye la polémica y controversial activista Georgina Galeana Franco.


Publicado en la edición 518 de la revista política Suceso de fecha 23 de Enero de 2015
Publicar un comentario