martes, 29 de diciembre de 2015

EL ESCANDALOSO Y MONSTRUOSO SECUESTRO DE ALONDRA




Ferdusi Bastar Mérito
La capacidad de asombro, la tenemos perdida en este país. Algo impensable y cruel, una  negra cadena   de arbitrariedades, abusos de autoridad y violación a todas las leyes y  a todos los derechos, acabamos de presenciar con el secuestro, si, el secuestro oficial y traslado al extranjero de Alondra Luna Núñez, una niña de 14 años, secuestrada por nuestras propias autoridades y remitida a otro país que no habla el  mismo idioma de la niña.
Se habla tratando de exculpar,  de «la Interpol», pero en todos los videos yo veo agentes con un uniforme que dice claramente «POLICIA FEDERAL», mismo letrero que presentan los vehículos en que fue secuestrada y trasladada.
Esta niña, fue sacada por la fuerza, contra su voluntad y sin el consentimiento de sus padres, de la escuela en que estudia en Guanajuato, y llevada por la Policía Federal a otro Estado, a Los Reyes Michoacán,  ante una juez corrupta, que denigra e insulta a la judicatura,  Cinthya Elodia Mercado García, quien no aceptó ningún alegato de la menor que mostró su red social con fotografías desde niña sin tener ningún parecido con la supuesta hija de una gringa, se negó a aceptar los reclamos de la menor para que le hicieran una prueba de ADN, y los alegatos de sus padres para  presentar actas de nacimiento y otros documentos desde cuando era bebé.
La única respuesta grosera y a gritos de esta vergüenza de la judicatura fue: «Yo ya tomé una decisión, y esta menor se va a Estados Unidos». No sería dinero lo que «tomó»? Y porqué un juzgado de Michoacán y no de Guanajuato, donde vive?
Y contra la voluntad de la menor, de sus padres, sin pasaporte,  contra todo derecho, fue enviada a Houston, donde otras autoridades si respetaron la petición  y los derechos de la menor y  ordenaron la prueba de ADN que demostró que los verdaderos padres eran los de Guanajuato y fue regresada al seno  de su familia.
¿La  cruel pesadilla sufrida por esta niña, que  incluso ya no tendrá su fiesta de 15 años por el endeudamiento en que han incurrido sus padres, en el tratamiento del caso, la tortura de su madre y de su padre, de toda la familia, será resarcida, de alguna manera? Que yo sepa, ni una sola disculpa, ningún «perdón». Todo se quedará en la monstruosa impunidad que padecemos en México.
¿Acaso esta niña, gritando, pataleando, llorando, no fue sometida a una horrible tortura y a un daño sicológico que ojalá pueda superar con el tiempo?  ¿Y  la Convención Contra la Tortura? ¿Y la Convención del Niño, firmada por México y respaldada en el Artículo Primero de nuestra Constitución para la protección de los Derechos Humanos?
Entre otras cosas,  en sus primeros numerales  este Pacto obliga a México a  »proteger» por todos los medios al niño (Art.1), a atender SIEMPRE el interés superior del niño (Art.3), a respetar y PRESERVAR su identidad, su nacionalidad, su nombre (Art.8), a no permitir que un niño,  que ningún niño,  sea separado de sus podres en contra de su voluntad (Art.9),  a no  permitir el traslado indebido al extranjero, de ningún  niño (Art.11)  a impedir el secuestro (Art.35), a no permitir torturas  ni  tratos inhumanos y en caso de detenciones a dar  la asistencia jurídica inmediata (Art.37).

México incumplió todos sus compromisos internacionales, integrados en el Art. 1 Constitucional. Policías varones secuestraron en forma inhumana y contra su voluntad a esta niña, el DIF de Michoacán que la tuvo transitoriamente a su cargo, no cumplió con su deber de protección, una Juez corrupta transgrede todos los derechos y emite una aberrante resolución, autoridades del aeropuerto,  de Migración y líneas aéreas dan salida del país a una menor, sin pasaporte, sin  autorización de sus padres  y en contra de su voluntad.
¿ defendió y apoyó a esta menor y a su familia atropellada, ofendida, vejada, ultrajada en su propio país? Nadie, lamentablemente nadie. Fue en el extranjero donde si atendieron la petición de la menor, verificaron su identidad y la regresaron a su familia. Un triste caso en que se nos muestra la indefensión, la inseguridad,  en que nos encontramos. La corrupción y el sometimiento de nuestras autoridades.
Y vienen agentes armados extranjeros a nuestros aeropuertos,  aduanas,   puertos, y tras las espaldas de funcionarios visitantes, gracias a  la reforma aprobada por el Congreso. ¿Y el Artículo  10 de nuestra Constitución?  Limita a  ciudadanos mexicanos la posesión y portación (previa autorización) de armas.  No a extranjeros. Esta reforma, es anticonstitucional. Ojalá la Corte, siquiera una vez, defienda nuestros derechos.
Gandhi decía: «Lo más malo, de las cosas malas, que hacen las gentes malas, es el silencio de la gente buena». Y tú ¿qué dices? Y tú ¿qué haces?

Publicado en la edición 529 de la revista Suceso Político de fecha 29 de Abril de 2015

Publicar un comentario