miércoles, 17 de septiembre de 2014

ARTURO Y MARTHA SE BURLAN DE LOS ANCIANITOS

    

         ·         De 345 solo piensan gastar cien millones atendiendo a 20 mil personas con discapacidad, pero no quieren saber que en Tabasco hay 33 mil personas con parálisis cerebral en pobreza y pobreza extrema,  además se han suicidado 72 personas, 25 por falta de empleo y el responsable es Arturo Núñez por no brindar las mínimas condiciones, dieron una miserable despensita a los ancianitos, cuando en el Estado de México los municipios perredistas dan despensas que tienen que cargar entre dos o tres señoras


Luis Uriel Acosta Magaña
            Con funcionarios sin sapiencia de la encomienda tan importante que se les ha conferido para servir a quienes más necesitan ser ayudados para darle dignidad a sus vidas, los encargados del programa ahora ya conocido como «Corazón Bandido» han resultado una verdadera pifia.
El caso es que ante la reiterada denuncia pública de las irregularidades en el ya de por si desprestigiado programa de «ayuda social» se ve claramente que de los trescientos cuarenta y cinco millones de pesos supuestamente asignados serán cerca de 300 millones que no se ejercerán.
            Primero se querían quedar atendiendo a solo seis mil quinientos, ahora se vieron obligados a decir que a fin de año estarán atendiendo a poco más de veinte mil, porque si atendieran solo a diez mil apenas gastarían cincuenta millones de pesos, esto es que supuestamente quieren gastar cien millones de pesos. ¿Pero y el resto de la lana, que la van a hacer?
            Con estos presagios y tomando en cuenta que todo programa que no alcance el ochenta y cinco por ciento de lo estimado es un programa fallido, este «Corazón Bandido» se ve que fue hecho con los pies, programado desde cómodas oficinas con climas y alejadas totalmente de la problemática en los hechos, con total opacidad, falta de transparencia y rendición de cuentas.
Por ello no se quieren enterar que Tabasco tiene más de treinta y tres mil casos en padecimientos de niños y jóvenes con parálisis cerebral es decir que ocupa el noveno lugar en el ámbito nacional, y de ellos el noventa por ciento viven en pobreza y pobreza extrema.
            Ahora bien, la parálisis cerebral es un trastorno permanente, no progresivo que afecta la psicomotricidad del paciente, en el mayor de los casos los niños nacen con este padecimiento, por problemas prenatales o una mala atención de parto, no obstante existen algunos que lo adquieren durante los primeros meses de vida a raíz de fuertes infecciones.
            Supuestamente ya están atendiendo a cerca de diez mil personas con discapacidad, ¿Cuándo van a atender a estos treinta mil en pobreza y pobreza extrema?
            Lo primero es que el Estado debería tener una atención especializada en salud para las personas con discapacidad porque son mucho más propensas a las necesidades de salud, de muchas índoles, se necesitan especialistas, medicamentos, sillas de ruedas, aparatos ortopédicos, prótesis, pañales, transporte digno, entonces, hoy la persona con discapacidad necesita recursos para poderlos costear porque el Estado no está siendo garante de generar esas condiciones de salud pública para las personas con discapacidad, de ahí pasamos uno de los puntos que yo creo que son medulares, si realmente queremos generar desarrollo se necesita educación.
            Una persona con discapacidad no puede competir en el mundo laboral si aparte de sus limitantes físicas no cuenta con la educación ni la preparación para poder estar a la par de quienes están bien, por así decirlo, de quienes están completos, de quienes están sanos.
            La única manera realmente competir con eso es teniendo educación de calidad y que el Estado sea garante que los muchachos ciegos, que los muchachos sordos, que los muchachos con discapacidades motrices, que los que tengan la voluntad, a pesar de su discapacidad y quieran seguir estudiando se les apoye, porque es así como podremos generar realmente posibilidades de dignificar a quienes viven una discapacidad.

                                             SUICIDIOS POR FALTA DE EMPLEO
            En este punto es muy importante revelar que Tabasco es uno de los primeros lugares en suicidio, donde hasta la presente fecha se han dado setenta y dos casos. La primera causa es por decepción amorosa, la segunda con veinticinco casos, es la desesperación económica, la falta de empleos para dar la subsistencia a la familia. La tercera es por alguna enfermedad incurable.
Con ello se pone de manifiesto que el gobierno de Arturo Núñez está fallando, pues no puede dar a sus ciudadanos el confort que nos merecemos los tabasqueños. En los casos de decepción amorosa, la Secretaría de Salud no ha implementado un programa para atender esta situación como un problema de salud pública.
            En el segundo caso, tenemos como preludio, que el año pasado se suicidaron un total de 138 personas, pero no se reportó que alguna de ellas haya sido por falta de trabajo. Entonces Arturo Núñez es culpable de estos veinticinco suicidios pues aparte de que no hay un eficaz programa preventivo contra suicidios, no está generando fuentes de empleos. ¡Él es el culpable! Es culpable que personas productivas, jóvenes de dieciocho a treinta y cinco años de edad y jefes de familia que perdieron o no cuentan con empleo, se quiten la vida por desesperación.
            De suyo, Arturo Núñez es una persona corrupta, ni él ni ninguno de sus funcionarios han aclarado suficientemente los diferentes señalamientos de desvío de recursos, tráfico de influencias, componendas, y toda clase de negocios turbios, aparte del manifiesto desconocimiento de la actividad administrativa, con total ineficacia, ineficiencia e inoperancia política de la mayoría del gabinete estatal.
            Como prueba tenemos la actitud pueril de Nidia Naranjo al no permitir que los medios de comunicación estuvieran presentes en el diálogo donde mostraría al PRI como se desarrolla el ya denostado programa de supuesta ayuda social, «Corazón Podrido». La fémina, desaprovechó la oportunidad de que la transparencia y la rendición de cuentas fuera realidad en el Gobierno del Cambio.
            Su actitud solo demostró que ocultan mucho, demasiado, mucho más cuando el PRI solo aceptó la invitación que ella misma hizo en un programa de radio.

                               LA PAREJA GOBERNANTE DA DESPENSAS MISERABLES
            De risa son las miserables «despensas» que de manera mezquina Arturo Núñez y Martha Lilia le dieron a los pobres ancianitos. No hay que ser, ya dejen de burlarse de la gente necesitada.
            En los municipios perredistas del Estado de México, los alcaldes dan despensas, pero esas si son despensas. Por principio de cuentas no las dan en bolsitas transparentes, sino en bolsas negras de las más resistentes y grandes. Una despensa de esas la tienen que ir a buscar dos o tres señoras y en taxi, porque una sola señora no la aguanta.
            Allá dan diez latas de atún, diez latas de sardinas, cuatro kilos de frijol, cuatro kilos de azúcar, cuatro kilos de arroz, cuatro kilos de lentejas, tres bolsas de chocolate en polvo, cuatro litros de aceite, seis paquetes de galletas marías, seis paquetes de galletas de soda, una bolsa grande de galletas de animalitos, seis paquetes de leche en polvo, diez sobres de pastas, tres cajas de cereales, dos paquetes de consomé en cuadritos o un frasco en polvo, café en bolsa o en frasco, frascos grandes de jarabes de horchata, Jamaica o tamarindo, mermeladas, pasta dental, jabón de tocador, en fin.
            Por cierto, el papel sanitario son paquetes de doce rollos, pero aparte, no dentro de la bolsa de despensa. Además a las familias de muy escasos recursos que tienen lactantes les dan algunas sopas y una bolsa de leche para los bebes.
            Esto yo lo vi, no me lo contaron, hay familias que son pequeñas, de tres o cuatro personas, que cada mes, de lo que les va quedando de la despensa anterior, hacen dos, tres o cuatro despensas más chicas, un kilo de arroz, uno de frijol, un litro de aceite, una bolsa de leche en polvo, dos o tres latas de atún, igual de sardinas, galletas, etcétera, y se las llevan a familias que más las necesitan.
            Es extraño que Arturo Núñez que toda su vida estuvo en el Distrito federal no sepa lo que es una verdadera despensa. Eso que les dio a los ancianitos es un insulto, una humillación, una burla, y todavía les tuvieron que dar las gracias.


            Publicado en la edición 510 de la revista política Suceso de fecha 10 de Septiembre de 2014
Publicar un comentario