viernes, 14 de febrero de 2014

CASTIGO A CHUCHO ALÍ POR EL SAQUEO AL MUNICIPIO DE CENTRO


·         Jesús Alí desvió 600 millones de pesos al parecer para su campaña y no para solucionar las carencias de la ciudadanía en materia de servicios públicos y no debe ser protegido por Humberto de los Santos Bertruy pues de hacerlo hay que investigar ¿por qué oscuros intereses lo hace?  

Luis Uriel Acosta Magaña
            Fueron necesarios nueve meses para que Humberto de los Santos Bertruy por fin dijera que Jesús Alí de la Torre si es un sinvergüenza que se llevó más de 600 millones de pesos, fue un parto doloroso según se vio, pero, fue mitigado por el bálsamo del encubrimiento y del silencio durante el anuncio de la pillería, y del mismo modo tampoco se habló nada sobre denuncia penal alguna. 
            Todo será administrativo pues, así que durante los próximos tres trienios el municipio de Centro estará pagando esa lanísima que se embolsó mediante obras fraudulentas,  la moderna pista de aterrizaje que siempre mantiene para su ejército de zánganos lame botas, y componendas gansteriles para sus ambiciones personales, claro que es fácil hacerlo con un dinero que no es suyo.
            Pero veamos qué fue lo que hizo este ilustre hijo de beduino, en primer lugar se le encontraron irregularidades en el gasto y contratación de adeudos con Banobras por 460 millones de pesos. Ocurre que el muchachito se puso a jugar como si fuese turista mundial con la compra venta de fondos de inversión, por supuesto en cada operación desaparecía una lana.
            Además también destinó recursos como prestamos a otras cuentas, operaciones autorizadas solo por su bipolar raterismo, hizo un verdadero desgarriate porque también desvió cerca de 156 millones que usó para aportaciones a programas federales que no están considerados dentro de los conceptos autorizados por el Congreso en el decreto 023. No, si es un redomado pillo y todo le viene guango.
            Sin embargo, aun hay más cochinadas porque el contrato de apertura del empréstito ni autorizado estaba, mucho menos firmado y ya le había ordeñado casi 50 millones de pesos para supuestas obras autorizadas por la dirección de programación.
            En todo esto cabe destacar que de los nueve rubros de proyectos que el Congreso autorizó ni uno se cumplió tal como era, no ejecutó los proyectos autorizados, ejecutó proyectos a su antojo, cambió los proyectos por otros que nadie le autorizó, y del presupuesto hizo lo que le dio la gana. En el 2012 se le cancelaron tres proyectos por irregularidades en la ejecución entonces pidió autorización para un nuevo proyecto por la cantidad de los tres que le habían cancelado, si les digo, es un súper pillo.
            De la lana que pidió solo pagó nueve millones cien mil pesos, el resto lo va a pagar el municipio durante los ocho años venideros, y eso si bien nos va, y no aparece otra rata coluda similar a Chucho Alimaña. Pero fíjense nada más que de 203 equipos de bombeo, se revisaron 60 y de ellos 57 se encuentran inoperantes. Claro que en todos hubo falta de mantenimiento.
            Para que se den una ligera idea de que tan pernicioso es esta Alí-maña, resulta que se presentaron observaciones muy importantes en el proyecto «estudio, Diagnóstico y Proyecto Geométrico para las vialidades urbanas de la ciudad de Villahermosa, y su zona metropolitana» que fue pagado con recursos del Fondo Metropolitano de la Ciudad de Villahermosa 2012. Y es que de acuerdo a la revisión del proyecto efectuado por el Instituto Municipal de Planeación, pues tiene resultados inventados que no corresponden a la realidad ni está sujeto a la norma. En pocas palabras es más nocivo que Granier.
            Aparte de todo lo anterior, a la CFE le quedó debiendo más de 17 millones de pesos, además de multas federales de 2012 que no fueron registradas, por más de un millón de pesos. Pero independientemente solo el 51 por ciento de bienes inmuebles se encontró en buen estado, así también se encontró faltante de bienes muebles, pero de 448 vehículos solo 49 están en buenas condiciones, bueno eso no es todo, pero, para muestra basta un botón.
          Lo único malo es que en todos los casos donde se detectaron irregularidades, se iniciaron procedimientos administrativos de acuerdo a las disposiciones correspondientes, esto es que no se van a hacer denuncias penales, si esto es así, entonces tendremos que averiguar quién es más sinvergüenza, si la Alimaña que robó o Bertruy que le da protección.
            Aquí se tiene que proceder penalmente en contra de los responsables y aplicarles la ley, no debe haber impunidad se debe castigar a todos los culpables empezando por Alí quien actualmente es funcionario en Sedesol, pasando por Cuauhtémoc Muñoz Caldera y concluyendo con todos los que intervinieron en este desfalco al erario del municipio de Centro, inclusive hasta los aviadores que también sangraron las arcas de la comuna. Es dinero del pueblo.

Publicado en la edición 490 de la revista política Suceso de fecha 25 de Septiembre de 2013
Publicar un comentario