lunes, 17 de febrero de 2014

COLUMNA SIN RODEOS PRIMERA DE FEBRERO 2014

                                       LA SANTA SEDE, DOS MIL AÑOS DE FRAUDE  

           Aquí se expone el engaño, la corrupción y el encubrimiento de los más repugnantes crímenes cometidos por el más peligroso grupo del crimen organizado a lo largo de la historia, www.crimenesdelvaticanoenmexico.blogspot.mx, cabe aclarar que las nuevas organizaciones derivadas de la católica no canta mal las rancheras y están igual o peor

     En diciembre del año pasado el Vaticano le negó información al Comité de los Derechos del Niño de la ONU, sobre sus investigaciones internas en materia del abuso sexual de menores, a menos que sea requerida por una solicitud de un Estado o de un gobierno como parte de procedimientos legales, pese a que tiene firmada la carta de la Convención Sobre los Derechos del Niño desde 1989, un tratado que garantiza una amplia variedad de derechos para los niños.  
    Con el argumento de que los procedimientos disciplinarios internos «no están abiertos al público» a fin de proteger «a los testigos, al acusado y la integridad del proceso de la Iglesia», se tuvo el descaro de agregar que esto no debe desalentar a las víctimas a la hora de denunciar los crímenes a las autoridades correspondientes.
    La respuesta se le dio en el informe presentado por la ONU en materia de los Derechos de la Infancia y la omisión por parte de las autoridades eclesiásticas del Vaticano para sancionar a clérigos implicados en pederastia y, fue en el sentido de que se deje de proteger institucionalmente a sus sacerdotes pederastas, exigiendo que sean denunciados de inmediato ante las autoridades judiciales, expresando además su preocupación porque el Vaticano no sólo desdeña la magnitud de los crímenes de sus sacerdotes, sino que además propicia su impunidad.
    Cabe señalar que el jesuita que actualmente regentea la más corrupta e impúdica de todas las instituciones humanas como es la empresa denominada Iglesia Católica, dice cosas aparentemente con mucho sentido humano y social pero no hay que olvidar que es experto en el doble discurso y que no ha tomado ninguna acción para generar cambios en la sistemática política de encubrimiento y complicidad, situación que continuará hasta que a este encubridor de delincuentes le de la gana.
    Este sujeto de marras, carece de voluntad política para establecer acciones de prevención de abusos a menores y la impunidad de los pederastas que anidan en esa multiseñalada agencia de delincuentes al igual que solo creó una «Comisión» para estudiar el problema, cuando ya no se requiere estudios pues se cuenta con una documentación bastante amplia y consistente en ese sentido. 
    La medida tomada por el sinvergüenza mayor de ninguna manera protegerá a los niños, mucho menos solucionará la impunidad que esa supuesta Santa Sede brinda a los criminales que la integran, así que está organización de delincuentes puede firmar todos los tratados que se quiera, porque todos se los pasan por el arco del triunfo. 
    El problema del delito de abuso infantil se da en tres vertientes, la primera lógicamente son los sacerdotes pederastas capaces de abusar de menores, la segunda es la protección y encubrimiento de sus superiores jerárquicos y del Vaticano que para el caso es lo mismo y, por último el desplazamiento de los criminales a otras parroquias y hasta a otros países para evadir la acción de la justicia y puedan seguir cometiendo sus fechorías.
    Por todo lo anterior deben ser urgentes las acciones que reivindiquen a las víctimas, denunciando a los delincuentes sacerdotales ante las autoridades judiciales para que se les haga justicia castigando a los responsables y con derecho a la reparación del daño moral.
                             
                                                       EL PUEBLO GUADALUPANO  
     Aquí en México desde la conquista ocurren este tipo de cosas, pero ya en los últimos años son constante las denuncias de violaciones cometidas por sacerdotes. La periodista Sanjuana Martínez y la editorial Randon House publicaron una investigación sobre los sacerdotes pederastas y sus encubridores quienes les ayudan a huir de la justicia. El libro titulado «El Manto Púrpura» sigue los pasos del sacerdote violador Nicolás Aguilar Rivera de quien se tiene documentados cerca de noventa abusos sexuales con niños en el país.
    El corrupto cardenal Primado de México, Norberto Rivera Carrera no hizo caso a las denuncias de las víctimas y envió al criminal Aguilar a los Estados Unidos, a la Diócesis de los Ángeles para alejarlo del de la tentación local.
    Pero el criminal siempre lo será, Aguilar estuvo nueve meses en California y en ese escaso tiempo abusó de 26 niños más, tres niños por mes, solo que allá los familiares de las víctimas presentaron denuncias penales y a diferencia de lo ocurrido en México, no se extraviaron los expedientes, las víctimas fueron escuchadas sin burlas, sin amenazas y la justicia sigue por los canales establecidos.
    El pederasta Nicolás Aguilar regresó a México donde sigue gozando de la protección de las autoridades eclesiásticas y gubernamentales, pero, el juicio en los Estados Unidos sigue pero ahora también se incluye a los cardenales Norberto Rivera y Roger Mahoney por el delito de encubrimiento. Norberto envío un documento escrito a la Corte Superior de California por medio de sus abogados que cobran quinientos dólares la hora. ¿Por dónde andas SHCP? 
    En México las víctimas, pero más las víctimas de pederastas religiosos viven una triple tragedia, pues además del daño físico y emocional, tienen que enfrentarse al escarnio de la feligresía, los tratos humillantes de la policía y el ministerio público así como la burla de la justicia al no ejercer ningún tipo de acción en contra de los agresores. Sobre todo porque como ya se sabe, desde hace ciento cincuenta años México es un país “laico”, donde los ministros del culto católico  gozan de una total impunidad.

                                                      EN EL NOMBRE DE CRISTO
            Otro caso muy sonado fue el del fundador de los Legionarios de Cristo, el “padre” Marcial Maciel Degollado que incluso fue acusado ante el Papa Juan Pablo II, sí, ese que dicen es un santo y hace milagros, bueno pues no pasó nada. No, si por eso digo que todos estos pillos son verdaderos engendros de Satanás. Bueno, la verdad si ocurrió, pues la “Santa Sede” a cambio de recursos económicos encubrió institucionalmente a este pederasta, desde las corruptas entrañas de la curia romana sus estructuras estuvieron al servicio de este criminal cubriéndolo de impunidad.
            En el año 2004 el periodista Carlos Fazio escribió un libro titulado “En el nombre del Padre, Depredadores Sexuales en la Iglesia” de editorial Océano, también producto de una larga investigación y tampoco pasó nada, porque ocurre que la postura de la gran ramera en que esta convertido el Vaticano, es la de guardar silencio y absoluto hermetismo sobre lo que ellos llaman “el problema”, actitud muy similar a la omerta siciliana, al más puro estilo gansteril, como criminales.
            Una de las víctimas de Aguilar, al llegar a la mayoría de edad, emprendió una acción penal en los Estados Unidos, donde actualmente reside, y entre otras cosas dice, “Es una vergüenza que los mexicanos vamos a Estados Unidos no sólo en busca de trabajo, sino en busca de justicia”. Además, son tantos los casos de este tipo que se formó el “Survisor Network of Those Abused by Prists”, Red de sobrevivientes de Abusos Sexuales de Sacerdotes, organización que brinda ayuda emocional y psicológica a las víctimas y trata de llevar ante la justicia a los criminales.
            El abogado de la organización ha interpuesto más de mil doscientas denuncias penales contra sacerdotes violadores y ha ganado decenas de casos donde las indemnizaciones que el clero ha pagado son millonarias.
            El gran problema es que no son casos aislados sino de centenares de religiosos que abusan de su papel de supuestos representantes de Dios en la tierra. Nada más el libro “El Manto Púrpura” tiene un anexo con una lista de 514 sacerdotes pederastas, con un breve currículo delictivo con “santo y seña” de cada uno de ellos aunque desde luego faltan muchos más. Para que nos demos una ligera idea de lo grave de este tema, en el 2009 el Vaticano admitió que entre seis mil y veinte mil sacerdotes habían cometido actos de pederastia. Esto quiere decir que por lo menos existe el triple de casos de pederastia que no saben y que tal vez nunca saldrán a la luz pública.
            “Aguilar está escondido en Puebla, en casa de sus hermanos pero la Procuradora de Justicia de la entidad Blanca Lucero Villeda Martínez dice no saber nada del paradero del delincuente en la ciudad de Puebla”, afirmó la Valiente periodista al presentar “El Manto Púrpura” precisamente en la ciudad de Puebla. Como es lógico suponer Sanjuana Martínez constantemente recibe tanto amenazas de muerte como los insultos más emotivos, por ello el Comité de Periodistas de Nueva York tomó conocimiento de su caso.

                                                  EXIGEN JUSTICIA EN EL VATICANO
            En un acto sin precedentes la ONU ha denunciado al Vaticano por adoptar políticas que sistemáticamente permitieron a los sacerdotes violar y abusar sexualmente a decenas de miles de niños además de instar a abrir los archivos que esa organización criminal tiene sobre los pedófilos y los eclesiásticos que los ayudaron a ocultar sus delitos. También criticó fuertemente sus actitudes hacia la homosexualidad, la anticoncepción y el aborto, instando a revisar sus políticas para garantizar los derechos de los niños y su acceso a la atención sanitaria.
            Esto porque ya el 04 de diciembre de 2003, el servicio de prensa de esa criminalidad publicó un comunicado en su página web oficial en el que se afirma que el Vaticano “tendrá en cuenta” el informe, pero asegura que “algunos artículos del documento son un intento de interferir en las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre la dignidad humana y la libertad religiosa”.
            Los ex sacerdotes mexicanos Alberto Athie Galló y José Barba, pidieron al papa Francisco expulsar de la Iglesia Católica y entregar a las autoridades a aquellos ministros que hayan cometido abusos contra menores. El ex Legionario de Cristo, José Barba, fue quien en su momento denunció los abusos de Marcial Maciel el fundador de los Legionarios de Cristo. Por su parte, Alberto Athie Galló, solicitara que el Vaticano admita un “Crimen de Estado” ya que no fue congruente con el evangelio.
            Las víctimas de sacerdotes pederastas en distintos países se plantaron ante el Vaticano pidiendo que los delitos cometidos por los curas deben ser catalogados como “crímenes contra la humanidad”, y así debe ser por supuesto. Ahí estuvieron también ex alumnos del Instituto para sordomudos Arturo Provolo de Verona, institución ubicada en el norte de Italia que durante años ha sido objeto de escándalos por los abusos cometidos a personas con discapacidad.
            Como conclusión tenemos entonces que la “Santa Sede” con su política de protección a pederastas violó flagrantemente la Convención de los Derechos del Niño, firmada por el Vaticano en 1989. Uta, más de veinte años violando a la Convención y a los niños, digo, desde que firmaron, porque hay que ver que desde siempre cuantas asquerosidades han hecho en el mundo los autonombrados “representantes de Dios en la Tierra”.
            En definitiva pedir perdón no es suficiente, sobre todo porque el Vaticano solo cuida su reputación buscando siempre minimizar los daños, en tanto alrededor del mundo las víctimas demandan justicia por todos los horrendos actos cometidos por la “Santa Sede”.
            El Vaticano deberá retirar inmediatamente del sacerdocio a todos aquellos que han abusado sexualmente a menores, para que de ese modo los responsables así como quienes han encubierto sus crímenes sean juzgados por las autoridades judiciales de los países donde se cometieron esos delitos.
            P.D.- Que el papa no vuelva a salir con la estupidez de que todos los anos de los niños violados por algún sacerdote pederasta están santificados… hijos de su reconsagrada ostia, que se la santifiquen a él o a ella…


Publicado en la edición 498 de la revista política Suceso de fecha 12 de Febrero de 2014
Publicar un comentario