sábado, 26 de marzo de 2016

Se burla del pueblo el Secretario de Salud, Juan Antonio Filigrana Castro




Julia Somarriba
Muy indignado está el pueblo tabasqueño, por las burlas y descaros del titular de la Secretaría de Salud, Juan Antonio Filigrana Castro quien pregona que tienen almacenados medicamentos e insumos por 400 millones de pesos, sin embargo, siguen vacías las farmacias de las 17 jurisdicciones del Estado.
Decenas de enfermos se mueren porque no son atendidos adecuadamente en los hospitales y centros de salud, tirados en el piso y en las bancas, pues no hay suficientes camas, sufren intensamente porque no les suministran medicinas sobre todos a quienes tienen cáncer, diabetes o heridas tremendas a causa de accidentes.
Pero Juan Antonio Filigrana Castro, licenciado metido para atender el sector salud, prefiere flojear en sus oficinas y solo acude a los eventos oficiales públicos, nunca realiza supervisiones sorpresivas a los Centros de Salud que están sucios, malolientes, sin pintura, las farmacias vacías pues las recetas no se las surten a los enfermos porque dicen que no hay medicinas.
Los enfermos se mueren pues los análisis clínicos y consultas le son programadas hasta 3 y 5 meses, y no les dan un tratamiento médico para apaciguar el mal que los aqueja.
Como funcionario del gobierno del ‘cambio verdulero’, digo, ‘cambio verdadero’, los tabasqueños le exigimos que explique ¿por qué no surten las recetas en los centros de salud? ¿Por qué prevalece la ausencia de doctores, quienes solo dan consultas 3 a 4 días a la semana? ¿Por qué no hay reactivos para realizar análisis clínicos?
¿Por qué no ordena que los hospitales estén limpios y no sean indecorosos para los enfermos? ¿Por qué no hay servicios especializados en los hospitales? Ya que les exigen a los enfermos que en su mayoría son muy pobres, que los estudios se los hagan con particulares.
A ver señor funcionario nuñista, ¿Por qué no hay suficientes camas en los Centros de Salud y Hospitales? ¿Acaso es justo que los enfermos estén tirados en el piso? ¿Por qué no están desinfectadas las áreas de cirugía? ¿Por qué las ambulancias están deterioradas?
Estas y muchas interrogantes más siguen sin ser atendidas, por un sujeto mezquino, de profesión licenciado pero, por intereses políticos y económicos administra el sector Salud. Todo indica que olvidaron la máxima de «zapatero a tus zapatos», pero, en este gobierno hasta un arquitecto dirige el Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (Isset); un doctor regentea el Colegio de Bachilleres de Tabasco, un abogado el sector agropecuario, o sea es un gobierno donde todo está revuelto, enfocado solo para las ambiciones personales de un grupo.

Publicado en la edición 547 de la revista Suceso Político de fecha 09 de Diciembre de 2015

Publicar un comentario