jueves, 12 de marzo de 2015

CIUDADANOS PIDEN CÁRCEL PARA EL OSCURO HUMBERTO DE LOS SANTOS BERTRUY



 

 

Por corrupto, déspota y por haber traicionado el «Cambio Verdadero», que se promovió con tanto slogan en «Amor por Tabasco» y que hoy no lo ven en la recolección de basura, pavimentación, alumbrado, regularización de fraccionamientos, etcétera

 

Noé Cuevas García

A dos años y días de la administración del oscuro presidente municipal de la ya conocida Villa bache, Humberto de los Santos Bestruy, las promesas de campaña que hizo cuando pidió el voto casa por casa siguen sin cumplirse, y lo peor del asunto que la capital sigue hundiéndose en la miseria y la  ruina. Tal es el descontento de la población que muchos están pidiéndoles a los candidatos del partido Verde Ecologista que lo lleven a juicio y lo encarcelen, por corrupto y déspota; que si ya hubo un juicio contra el ex gobernador, Andrés Granier Melo, que también lo haya contra él, por mal funcionario público, ya que  tiene a Villa Fea en la ciudad NO grata para vivir, prueba de ello son las miles de necesidades que ha dejado sin darle solución  y otros que no puso en marcha por cuestiones de interés económico, hoy en día este recurso lo está usando para su bienestar.
Sin duda alguna, la incongruencia de los Santos Bestruy alias ¨Villa bache¨ es inexplicable, por un lado tiene a la ciudadanía enardecida por las clausuras a sus propiedades y construcciones que humildemente quieren hacerle a sus pobres casas, mientras que por el otro lado, otorga los permisos de remodelación a comerciantes pudientes en pleno Centro Histórico, tal es el caso de los antiguos arcos que embellecen la calle de Francisco I. Madero a la altura de la tienda «Del Sol». Habría que preguntarle ¿Cómo obtuvo el permiso del Instituto Nacional de Arqueología e Historia para demoler dichos pilares y arcos?, o simplemente si existe complicidad en el jugoso asunto, porque los negocios que están remodelando sus fachadas son de influyentes comerciantes y políticos que son propietarios. ¿A caso la ley no es pareja? Preguntan ciudadanos multados por querer ampliar sus pequeñas casas.
El famoso puente «El Caballero» que comunica al Centro de la ciudad con la populosa colonia de Gaviotas, su atractivo mirador durante su administración ha permanecido cerrado sin acceso a la ciudadanía y al poco turista que nos visita, pero, lo que si implementó Bestruy fueron a los vendedores ambulantes a quienes por cierto la famosa cuota de piso se las cobra a la mano los «honrados empleados de Fiscalización». Aunado a ello, también el mirador que adorna el parque Tomás Garrido Canabal también se encuentra con candado y en pésimas condiciones, elefantes blancos que por ciudadanos que caminan por ahí a sus trabajos y para ejercitarse solo les sirven a los empleados del «Honorable Ayuntamiento» de motel.
Como todo mundo sabe, el ekoloco de Villa Fea, Humberto de los Santos Bestruy, con bombo y platillo anunció las modernas lanchas pluviales que sustituirían a las ya viejas «lanchitas», y que al poco tiempo dejaron de funcionar por no ser adecuadas al peso y capacidad de arrastre de las ya tradicionales. Desde hace  tiempo se desecharon y se dejaron en el olvido como ruinas acuáticas, solo faltó llevarlas al Museo Papalote como sucedió con el histórico Capitán Beuló. Lo interesante del asunto es que durante su ausentada administración, tampoco se les dio otro uso e importancia, aunque hayan llegados a sus manos proyectos de rescatarlos y usarlos como embarcaciones con recorridos turísticos y escolares como alguien por ahí lo planteó sin que se le tomara en cuenta. Lo que sí es cierto es que los dos botes quedaron para nidos de mal vivientes y reliquias para quienes se dedican a deshuesar.  
Finalmente, otro de los elefantes blancos que dejó sin función alguna, fueron los locales que dejo en la orilla del Malecón en la colonia Gaviotas Norte, espacios que en voz de los mismos vendedores ambulantes que se encuentran establecidos a su alrededor, no entraron en función debido a que la renta estaba demasiada cara, para ser exacto en $ 5,000 mil pesos, que sumados juntos hacen la cantidad de $ 20, 000 y que por su alto arrendamiento nadie le entró al quite, por lo que prefirieron pagar los mil y mil quinientos que pagan a la mano a los «gendarmes» de Fiscalización, opinaron los comerciantes de tacos de cochinita pibil y vendedores de ropa usada. En conclusión se le vino abajo el negocito, al rey de Villa bache.
¿Quién audita estas obras? Sólo es pregunta.

 

Publicado en la edición 523 de la revista política Suceso de fecha 04 de Marzo de 2015

Publicar un comentario